En el sur del Cesar podrían sembrar 1.500 hectáreas de algodón

De 18 mil hectáreas de algodón que se sembraban hace más de diez años en el departamento, hoy solo en el sur del Cesar están sembrando 1.500 hectáreas.

De 18 mil hectáreas de algodón que se sembraban hace más de diez años en el departamento, hoy solo en el sur del Cesar están sembrando 1.500 hectáreas.

Aunque el panorama no está muy claro para los productores de algodón del departamento, quizás lleguen a sembrar algo en el próximo mes, “el escenario no está muy claro, pero de pronto sembramos unas 1.500 hectáreas, estamos esperando además que el gobierno firme el acuerdo del precio mínimo de garantía”, expuso el presidente de Coalcesar, Germán Orozco.

También contó que “la gente en Aguachica está medio desinflada, no sabemos realmente si vamos a sembrar”.
Luego de la pésima cosecha que tuvieron los productores del departamento, en abril y mayo completaron la destrucción de soca. La Cooperativa Algodonera de esta zona está a la expectativa de las políticas que imparta el Gobierno este año para su sector, porque hasta el momento desde el Ministerio de Agricultura no les han planteado nada.

Según el líder de los algodoneros en el sur del departamento, arriesgarse a sembrar no es fácil, ante esto implementan algunas estrategias para sembrar algo, “el negocio del algodón cada vez está más complejo, así que es complicado decirle a la gente que siembre”.
En los últimos años están sembrando en el sur del departamento unas 3.000 mil hectáreas, pero el año anterior por las prolongadas sequías la producción solo alcanzó 1.300 hectáreas. “Este año podemos llegar a lo mismo porque el negocio del algodón ya no es rentable, además estamos muy mal de variedades y las que hay no se adaptan, no han dado buenos resultados, aunque todo depende de las nuevas políticas, igual estamos bregando para manejar”.

“La leche también nos preocupa”
No solo el algodón que casi está sepultado en esta región preocupa a los productores. El tema de la leche tiene bastante inquietos a los agricultores de Aguachica, que temen que puede llegar a ocurrir lo mismo que el algodón.

Deja un comentario